Recent Posts

miércoles, 4 de agosto de 2010

Alcoholímetro: disminuyen amparos para evitar El Torito

Informes de la Secretaría de Seguridad Pública del DF indican que seis de cada 10 conductores presentados optan por pedir la suspensión temporal para obtener su libertad; en 99.9 por ciento de los juicios el juez de amparo ordena que asuman su responsabilidad.

La tramitación de amparos para no cumplir con las horas de arresto por conducir en estado de ebriedad ya no son tan recurrentes, pues al final del proceso el automovilista debe regresar al Centro de Sanciones Administrativas El Torito.

Informes de la Secretaría de Seguridad Pública del DF indican que seis de cada 10 conductores presentados optan por pedir la suspensión temporal para obtener su libertad; en 99.9 por ciento de los juicios el juez de amparo ordena que asuman su responsabilidad.

Es ahí donde la policía los conmina a regresar en el día y horario que prefieran para cumplir con las 36 horas de arresto, que señala la Ley de Cultura Cívica.

“El amparo es un mal colateral que ha nacido de una cosa buena. Como acto constitucional es una magnífica herramienta para librarse de un abuso de autoridad, pero no tratamos con delincuentes o gente que ha cometido un crimen, sino con ciudadanos que rompieron una regla y pusieron en riesgo su vida y la de los demás.

“La aplicación de Conduce Sin Alcohol es desvincular por unas horas a la persona para que se le pase la borrachera y regrese a su vida”, dijo Othón Sánchez, director de Aplicación de Programas Preventivos Institucionales de la SSP-DF.

El funcionario abordó los mitos de la prueba del alcoholímetro y las mañas para no rebasar los límites permitidos por la autoridad como usar monedas, chicles y tomar agua antes de soplar el aerómetro.

Agregó que si el automovilista que bebió no sopla adecuadamente, el equipo emite ninguna lectura, de ahí que a los tres intentos sean canalizados al Ministerio Público.

Nota tomada de http://www.milenio.com

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada